3 Recomendaciones para elegir armazones para niños

Los niñ@s están en actividad constante, por eso es importante que los lentes que vayan a usar se ajusten a sus necesidades. Estos tres consejos le ayudarán a elegirlos.

Si su hijo necesita usar lentes, trate de que el niño participe activamente en la elección del armazón, pues de esto dependerá que se sienta a gusto usando los lentes y que éstos puedan contribuir a su salud visual.

Existen en el mercado muchos modelos de armazones diseñados especialmente para niños, fabricados en materiales resistentes que no solo soportarán la actividad constante de los pequeños, también evitarán que se lastimen en caso de caídas o accidentes menores.

Siga estas tres recomendaciones para que la elección del armazón para los más pequeños sea fácil y divertida:

1. Materiales livianos y resistentes

Es muy importante que los armazones que elija para el niño sean de materiales muy resistentes, así el uso de los lentes no le impedirá seguir con sus actividades normales como correr y jugar. Adicionalmente, es clave tener en cuenta el peso de los armazones: deben ser livianos así impedirá que los lentes le incomoden al niño y quiera quitárselas en todo momento. En caso de que tu hijo tenga alguna alergia a algún material, se recomienda el uso de marcos de titanio, un material resistente, liviano y con un mínimo riesgo de producir alergias.

2. Tamaño y ajuste perfecto

Usar lentes más grandes no garantiza que tu hijo vea mejor. Por es eso debes tener en cuenta el tamaño del armazón para el pequeño sobretodo en partes como las patas que van detrás de las orejas; estas deben ser ajustadas, pero sin apretar para que no causen incomodidad o dolores de cabeza, lo recomendable es que estén cubiertas con un plástico suave y que lleguen justo hasta el lóbulo de la oreja. En cuanto al puente (la unión de los dos lentes que va encima de la nariz), se debe tener especial cuidado con los niños más pequeños, pues en ellos aún esta zona no está bien definida y si sufre algún tipo de presión, puede deformarse, causando daños funcionales y estéticos.

3. Que respondan a las necesidades de la fórmula

La fórmula para cada niño es diferente. Algunas se deben hacer de determinado tamaño del lente o en algún material específico. Por eso es importante que, en el momento en el que el especialista formule los lentes al niño, consultes si el armazón debe cumplir con alguna característica especial en cuanto a forma, tamaño o material. En caso de que tu hijo practique algún deporte, puedes buscar también armazones hechos completamente en plástico con el fin de evitar accidentes si los niños juegan a la pelota o desarrollan alguna actividad de alto impacto como gimnasia o karate. Para los niños más pequeños es recomendable acompañar el uso de los lentes con una tira elástica que las ajuste a la cabeza y que impida que se le caigan o que el niño las retire fácilmente.

Una de las claves para que los tratamientos visuales funcionen es la continuidad, por eso vale la pena que le explique a su hijo por qué debe usar los lentes y la importancia de hacerlo, así evitará consecuencias a futuro. También recuerda hacer el examen de la vista a tus hijos al menos una vez al año.